Shidôshi Ho, 3er Dan

Mauricio Andrés Vásquez Pinto es Geólogo de la Universidad Industrial de Santander en la ciudad de Bucaramanga, entrenó en su infancia Taekwondo y luego Karate-Do, pero solo fue hasta el año 2004 cuando inició su vida en la Bujinkan en el dojo Akatsuki del Shihan Arnoby Sinam Alba que encontró su verdadero camino marcial. Con algo de temor inició clases en el horario de la noche, donde los compañeros le explicaron cómo se realizaba el saludo de inicio, como era la forma correcta de entrar y salir del dojo y demás formalidades que se deben tener en un arte marcial tradicional.

Luego por razones de estudio le tocó pasarse al ahora extinto horario de las 6 am. Donde conoció a muchas personas y entabló amistades que a la fecha permanecen. En el año 2012 viajó a Japón con su maestro el Shihan Arnoby a entrenar directamente con el Soke Masaaki Hatsumi y con Shihanes Japoneses como Nagato Sensei y Noguchi Sensei; esta fue una experiencia inolvidable donde vio como el Ninjutsu es un arte marcial formidable y más que eso, vio que la hermandad que existe dentro de la Bujinkan es algo maravilloso y que no tiene barreras geográficas.

Resumir la experiencia de entrenar en Japón es algo imposible, pero existen dos experiencias que resaltan ante todas; la primera fue un día de entrenamiento con Nagato Sensei, donde sin previo aviso fue llamado a ser Uke de Nagato Sensei por toda la clase. Esta experiencia para un humilde Shodan es algo que no puede expresarse en palabras y más aún porque al final de la clase, el mismo Nagato Sensei le otorgo el Nidan por su buen desempeño y su nivel técnico. Y la segunda gran experiencia fue cuando Hatsumi Sensei le otorgó el Yugodan al Shihan Arnoby y además le otorgó la medalla de oro de la Bujinkan. Estar presente en ese momento fue un gran orgullo al ver el reconocimiento, muy bien merecido, que recibía su maestro.

Mauricio Vásquez está en Facebook y Twitter

About the author

Shihan