Katakana – Japonés

El katakana tiene un uso más bien limitado, y de hecho los niños japoneses lo aprenden más tarde que el hiragana. Pero hay que señalar que este silabario es fundamental para leer en japonés, o sea que no se debe dejar su estudio para el último momento: empieza cuanto antes a estudiar el cuadro adjunto. Es un error grave pensar que por ser un silabario “secundario” no vale la pena estudiarlo bien.

Atención: Presta especial atención a las diferencias entre shi y tsu y entre n y so, que son fácilmente confundibles. El uso más básico y evidente del katakana es el de la transcripción al japonés de palabras extranjeras que han sido previamente adaptadas a la pobre fonética nipona. Así, “computador” se convierte en konpyuutaa, “trabajo a tiempo parcial” en arubaito, y “prêt-à-porter” en puretaporute. Estos ejemplos provienen del inglés (computer), del alemán (Arbeit) y del francés (prêt-à-porter), aunque tampoco faltan ejemplos del portugués (pan), e incluso del español (capa, kappa). Es importante constatar que casi el 11% de las palabras japonesas son extranjerismos, y que la gran mayoría de estos provienen del inglés. Siendo así, ¡si uno sabe inglés, tiene bastante terreno ganado! Otro uso del katakana es por ejemplo su función como elemento “destacador” de una palabra concreta dentro de una frase (un poco como nuestra cursiva). Por último, este silabario se utiliza también para representar onomatopeyas, por lo que es muy frecuente ver sonidos escritos en katakana en las páginas de cualquier cómic.

Nombres de personas: Se escriben en katakana todos los nombres de personas y topónimos, nombres de ciudades o lugares geográficos que no sean japoneses o chinos. Antes de transcribir hay que convertir los sonidos de la palabra que queramos escribir en japonés a la fonética japonesa. El principal problema es que el japonés no tiene sonidos consonánticos individuales (con excepción de la n). Por eso, para cada consonante que se pronuncie sola en el idioma original habrá que añadirle el sonido “u” (las u detrás de consonante se pronuncian de forma muy suave en japonés). La única excepción se encuentra con t y d, tras las cuales en vez de u hay que añadir o. Así pues, el nombre de Marcos quedaría Marukosu, Sandra quedaría Sandora y, curiosamente, Olga quedaría Oruga (recuerda que la “l” no existe y que hay que sustituirla por “r” suave). No te preocupes si lo de las transcripciones te parece complicado, ya que la práctica le va a hacer ver esto mucho más fácil.

NOTA: La siguiente tabla contiene los 46 sonidos puros de katakana (Seion) los cuales deben ser practicados colocando principal énfasis al inicio de los trazos, ya que en el idioma japonés es muy importante escribir de la forma correcta y en las direcciones indicadas. Es importante que los alumnos de Bujinkan Arnoby Sinam Dôjô estudien y practiquen esta tabla para luego aprender los sonidos impuros y diptongos, enseñados directamente en el Dôjô por el Shihan Arnoby Sinam.

katakana-arnoby-sinam

About the author

Shihan

Los comentarios están cerrados.