El símbolo de la determinación:

Nombre dado por el antiguo patriarca de la India difusor del Zen, Bodidharma (Daruma es el nombre en japonés), de quien se dice perdió el uso de sus brazos y piernas después de sentarse nueve años meditando en una cueva, el muñeco de Daruma es un símbolo de su autodisciplina y perspectiva positiva. Su forma inferior y redondeada está cargada de fuerza.

El Daruma viene con el espacio en blanco de ambos ojos. Cuando se compra o se recibe como regalo, usted pinta un ojo y pide un deseo o comienza un nuevo proyecto. Se pinta el segundo ojo cuando el deseo se hace realidad o se termina el proyecto.

d40En cuanto a la iconografía, Bodhidharma se ha representado en numerosas formas, incluyendo pinturas, esculturas, tallas, y templos. A lo largo de todas estas formas diferentes, sin embargo, Bodhidharma generalmente se describe con estas mismas características: ojos saltones, sin párpados, cejas grandes, nariz prominente, barba frondosa, y una capa (generalmente de color rojo), que sólo revela su cara.

El uso más notable del Daruma es el de un símbolo de buena suerte y fortuna. Uno de los primeros usos de Daruma consistió en un amuleto para protegerse de las enfermedades a los niños, especialmente la viruela. Se decía que el rojo era el color favorito del dios de la viruela y por lo tanto la capa predominantemente roja del Daruma lo aplacaba. Al igual que Maneki-neko, el gato que llama y trae fortuna, los Darumas también se ofrecen en escaparates, rótulos y publicidad. Asimismo, el Daruma ordinariamente se muestra en la casa e incluso puede utilizarse como una figura decorativa. La imagen de Daruma también se observan con frecuencia en artículos para el hogar como juegos de té, los juegos de sake, tazones, platos, abanicos y palillos.

Una de las formas más comunes de Daruma es el okiagari (autoadrizable) Daruma. Esta interpretación de Daruma es el de una muñeca de tambor -sin brazos ni piernas- en alusión a la historia popular. Estos darumas se ponderan en la parte inferior de manera que en cualquier momento que se cae siempre devuelve en posición vertical. Esta característica del Daruma okiagari es un símbolo de la hazaña lograda Bodhidharma, que queda en posición vertical mientras miraba sin cesar. La capacidad del muñeco de mantenerse en pie implica tanto los valores de la perseverancia, determinación y éxito. Como muy arraigados valores culturales, los japoneses inculcan esto en sus hijos, siendo durante mucho tiempo un popular juguete con el que los padres enseñan esto a sus hijos.

El Daruma otoshi (caída Daruma) es otro juguete popular japonés. Consiste en una pila de cinco discos de espesor y una figura de Daruma que se coloca en la parte superior, los cuales están hechos por lo general de madera. El objetivo del juego es eliminar con un mazo cada uno de los discos que comienzan con la parte inferior hasta que sólo quede la figura de Daruma. Al igual que el Daruma autoadrizable, este juguete también simboliza la concentración, la paciencia y la resistencia atribuido a Bodhidharma.

Otra de las formas más populares de Daruma es el de papel maché me-nashi o me-ire Daruma. Se trata de una variante del Daruma okiagari, el cual es casi siempre rojo, y posee círculos blancos en lugar de los ojos. El propósito de esto radica en la creencia de que cuando un deseo o una oración que se haga, uno de los alumnos va a ser pintado en él, y si el deseo se hace realidad, la otra pupila se pinta. Esta práctica tradicional se atribuye al rito budista de Kaigen kuyo (apertura de la ceremonia de ojos) en el que una imagen budista se da cualidades religiosas. En la elaboración de esa imagen, los ojos se dejan como el último en ser construido, el cumplimiento de los ojos se ve como dar la imagen de su espíritu.

Los tamaños de este tipo de Daruma también se utilizan de acuerdo con la importancia del deseo o la oración. Un Daruma pequeño para los deseos de los pequeños y grandes darumas para necesidades más graves. Darumas Estos son a menudo acumulados a lo largo de varios años en el que los deseos de los pequeños pueden convertirse en otros más grandes.

Llamado un "rito de paso político," la ciega Daruma okiagari también se usa ampliamente en las elecciones. De los funcionarios locales del Primer Ministro, los candidatos suelen pintar en uno de los ojos de un Daruma gigante en la esperanza de ganar una elección, a menudo haciendo en grandes ceremonias. En consecuencia, los partidos ganadores celebrar ceremonias aún más grandes que ofrecen la realización y la pintura en los ojos de la otra Daruma.

daruma1La presencia de Daruma se deriva también en templos, mercados y festivales que están todos en el honor y la celebración de Daruma. El Daruma Ichi (los mercados) se suelen celebrar con la temporada de Año Nuevo, a partir de enero y dura hasta marzo. A medida que el Daruma representa la buena suerte, el Año Nuevo es el momento más popular que se les da como regalo. Además de la Daruma okiagari, muchas otras formas de Daruma se pueden comprar en el Daruma Ichi como el EMA Daruma. Ema, o las tabletas votivas, hechas a mano como Daruma, se utilizan para escribir su propio nombre y desea y luego llevado a un templo de Daruma.

Uno de los festivales más espectaculares de Daruma es el Dairyu-ji, la quema anual de Darumas. Celebrada en torno a 18 de enero, una gigantesca hoguera se hace en el que miles de figuras de Daruma son arrojados. Si un Daruma ha llevado a la realización de un deseo, hay una presunción general de que la buena suerte de un Daruma (en particular, el papel maché tipo okiagari) tiene una duración de tan sólo un año.

Daruma se ha convertido en un elemento muy extendido de la cultura japonesa. Pero tanto si se utilizan las creencias religiosas, políticas o culturales, el Daruma siempre tiene un significado positivo. Comúnmente escrita junto a la imagen de un Daruma, el dicho nana korobi oki ya, "siete caídas y subidas de ocho," resume perfectamente la determinación, fuerza y éxito que Daruma trae a la vida.

El muñeco se adorna generalmente con el carácter japonés para la buena suerte. Debido a esto, muchos políticos compran un Daruma antes de comenzar sus campañas y colorean el segundo ojo cuando ganan su elección. En el lejano este el Daruma se considera una herramienta eficaz en los resultados. Es también una herramienta maravillosa para enseñar a niños de escuela la importancia de fijar y de alcanzar metas.

Los muñecos se pueden comprar en cualquier momento, pero se compran a menudo alrededor de los días de fiesta, especialmente en Japón se compran durante "o-shôgatsu" o Año Nuevo japonés. La mayoría se guardan por solamente un año, luego son recogidos, bendecidos y quemados por un sacerdote en un ritual llamado "ritual del Daruma".

En los salones de clase y en los negocios se usan de tamaño gigante.

Daruma fue un ser extraordinario que ha quedado como ejemplo e inspiración para los practicantes de hoy en día. Es la fuente de muchos relatos maravillosos de ferocidad y dedicación al Sendero. Una de las leyendas dice que Daruma se sintió frustrado en una ocasión en que meditaba porque se había quedado dormido; se molestó tanto que se cortó los párpados para evitar que volviera a ocurrir esta interrupción de la meditación. Esto es un recordatorio de la verdadera dedicación y devoción necesarias en la práctica de la meditación; así es como este muñeco se creó como símbolo de esta dedicación.  Estos muñecos y la evolución de las artes marciales son un continuo recordatorio del impacto que tuvo Daruma en el budismo y el Budô (artes marciales); también sirve como fuente de inspiración para muchos artistas y pintores, como el kakemono (cuadro que se desenrolla y se cuelga). También sirvió de inspiración a Takamatsu Sensei, y hoy en día a su heredero, el maestro Masaaki Hatsumi.

Los comentarios están cerrados.